El Castillo de Pambre, ejemplo de arquitectura militar del s.XIV, todavía alza su esbelta robustez en las Tierras de la Ulloa.
Dirección: Lugo

Palas e Guntín

Próximo a Antas de Ulla se halla el Pazo de Vilane. Es un edificio de finales del XVII, con obra barroca, “palleira” y hórreo de cantería, cuyos actuales propietarios han destinado su inmensa finca a criadero ecológico de gallinas. Es todo un espectáculo observar como a millares pastan a sus anchas por sus frescos pastos obteniendo unos huevos más ricos en calcio, antioxidantes y vitaminas, con más consistencia y sabor y aroma intensos. En todo el complejo se practica una agricultura con el mayor respeto al medioambiente, con 5 ha. dedicadas a espárragos verdes y otra plantación de 10 ha. a frambuesas de la que se obtienen diez mil kg. por ha. en la temporada de septiembre y octubre.

En Pidre, parroquia de Palas de Rei, podemos admirar el entorno natural próximo al río Ulla al tiempo que degustamos alguno de los productos de la zona en un recientemente restaurado establecimiento rural. Adentrándonos en el municipio cuyas tierras jalonan varios tramos del camino de Santiago, surgirá en lontananza la portentosa silueta del Castillo de Pambre. Se trata de la fortaleza más completa y característica de las existentes en la provincia y una de las pocas que en Galicia quedaron en pie tras la lucha de los irmandiños en el siglo XV. Descubre una magnífica muestra de la arquitectura militar del XIV en la que se compaginan la robustez con la elegancia. Flanqueada en sus ángulos por cuatro torres de desigual altura, dispone de una elevada muralla que la circunda, incluyendo en su interior, hórreo, diversos patios, una casa vivienda y una capilla románica.

Pero Palas de Rei, situado entre la sierra de O Careón y los relieves residuales de la divisorio Ulla-Miño, dispone de pintorescos lugares como Pontemerced, A Frouseira, Frádegas, Rosario o los innumerables rincones situados a orillas de los ríos Ulla, Pambre, Ferreira, Pontecampaña o Gundín. Además, distribuidas por el municipio, y cuya visita recomendamos, varias empresas o cooperativas se afanan en la elaboración de suculentos productos como el conocido queso “da nabiza” con denominación de Terras da Ulloa.

Uno de los itinerarios jacobeos nos acercará a la iglesia de San Salvador de Vilar de Donas. Viejo cenobio que constituye el más rico florón del románico en la comarca, es de planta latina con nave principal y crucero rectangular, rematándose con ábside central y dos absidiolos en la cabecera. En el interior del ábside destacan sus valiosas pinturas, con pinceladas largas y finas sobre una gama de rojos, negros y amarillos que datan del reinado de D. Juan I de Castilla (1379-1390). En algunos de sus recuadros se exhiben bustos femeninos. Son las llamadas “donas” que, según la tradición, fundaron o habitaron el convento. La ruta continúa hasta Ferreira de Pallares, ya en Guntín. Documentado a finales del IX, este conjunto monumental, primero dúplice y luego masculino, estuvo adscrito a la regla de San Benito y vinculado a la mitra de Lugo, hasta que en XVI fue anexionado por Samos. Si observamos con detenimiento todavía se conservan piezas de la época germánica en las paredes de la casa rectoral, procedentes con seguridad del primitivo cenobio. En su entorno, una sencilla fuente vierte su caudal sobre un sepulcro antropomorfo.

Y además… en esta ruta:

– Ruta de senderismo de los Torrentes del Ulla en Frádegas; A Veiga do Rollo, con leyendas y Pozo de los Condenados, en Guntín…

– “Feira do Queixo” y “Festas do Vrao”, en Palas…

– Palacio de Vilamaior de Ulloa, habitado en varias ocasiones por Doña Urraca, su hijo el Emperador y otros monarcas; Los Pazos de Ulloa; iglesias románicas de Berbetouros, Fontecuberta, Ambreixo, etc., en Palas; restos da fortaleza da Mota; iglesias de Entrambasaugas y Santa Cruz de Retorta, en Guntín.

Fuente: Deputación de Lugo