Viñas de Amandi... Panorámica de los bancales de las vides de Amandi, en el corazón de la Ribeira Sacra.
Dirección: Ribeira Sacra, Lugo

Sober, en el corazón de la Ribeira Sacra, donde ascetas y monjes propiciaron la edificación de más de medio centenar de templos, en su mayor parte románicos, cuenta con un glorioso pasado en la Edad Media irradiado de La Casa Palacio, porticada y sólida construcción del 740 con piedra heráldica de trece roeles de los López de Lemos. De allí fueron señores Vasco López de Lemos que participó con el rey Alfonso I en la reconquista de Lugo a los musulmanes; Diego I que batalló contra el caudillo Mahmud; Diego II que tomó parte en la batalla de las Navas de Tolosa; Lope III, gran caballero de los reyes Alfonso IX y Fernando III el Santo; Diego Lemos, el “fiero señor de Sober” que luchó derribando fortalezas al lado de los campesinos hartos del abuso de los señores, u otros descendientes posteriores que participaron en el sitio de Monzón (A Coruña) asediado por el pirata Draque.

Por medio, las gentes seguían trabajando las quebradas lomas de la Ribeira, haciendo nuevas terrazas en las empinadas pendientes, mimando las cepas y cultivando el sabroso vino de Amandi. Hoy, varias empresas se han establecido en la zona y en esta ruta visitamos una de ellas, Regina Viarum, nombre que rememora los primitivos productores. La uva seleccionada de sus 20 Ha. de viñedo, se estruja en rodillos separando el racimo para comenzar la maceración en enormes depósitos con control de fermentación que proporcionan un vino con más cuerpo y largo en boca, con color algo más rojo y aromas más afrutados. En sus 4000 m cuenta con una capacidad de almacenaje para 300.000 litros, y barricas de roble francés Allier de 10.600 litros. Nos explican el proceso y al final probamos la esencia de su vino.

En las cercanías se encuentra el núcleo de Francos, típico poblado rural, desde donde iniciamos una cómoda travesía de bajada pisando un tramo del Camino Sur a Santiago. Bordearemos a Pena do Castelo, formidable mirador de la zona de cultivo de Amandi, y siguiendo las cotas de nivel a través de un camino que serpentea por la ladera entre los socalcos de las vides y con el río Sil a nuestra derecha, llegaremos al embarcadero de Ponte do Sil, muy cerca de donde el Licenciado Molina asegura había un puente de madera que andando el tiempo sería sustituido por una barca.

Un último repaso al patrimonio etnográfico nos llevaría a los “cruceiros” de Bulso, Gundivós o Santiorxo, a los petos de ánimas de Anllo y Canaval o a la mayor concentración de hórreos típicos en el pueblo de O Piñeiro. En lo referente a la artesanía, reseñar la fábrica de de alambiques, alquitaras y otros objetos de cobre del barrio de Outeiro, pero principalmente la alfarería de Gundivós. Aquí, en la remodelada rectoral, el maestro alfarero nos muestra su ancestral técnica que da como resultado la obtención de piezas de un color oscuro y brillo característico. Utiliza el torno de “rodas baixas” donde moldea la mezcla del barro “faragullán”, más arenoso, de Vega de Liñares, con el “correudo”, mas fuerte, extraido en Lobios, Bulso y Santa Cruz. La manos van dado forma a “xarros”, “tazas” y demás piezas, insculpiendo elementos decorativos cuya simbología se asocia a interpretaciones eróticas o de fertilidad. Pasan al horno alimentado con “carqueixa”, “carpaza” o brezo, se tamizan con resina de pino, se secan y ya están listas para su utilización o comercialización.

Y además… en Sober

– Mercados, 12 y 28 de cada mes en Sober, donde se puede saborear el “pulpo á feira”.

– Lugares: Aeródromo de “Os Cousos” en Doade, con pista de 800 x 40 m…

– Curiosidades:

  • La mayor distancia de la provincia de Lugo de Norte a Sur es entre la Isla Coelleira y el Monte de Cadeiras, en Sober.
  • Según la tradición popular, las legiones romanas acudían a curarse a la fuente de Fonterdá, en Millán, por sus poderes mágicos relacionados con males digestivos.
  • Según dicho popular, el tañido de la campana de Liñarán dice claramente “vale quen tén”.
  • La cepa de la Casa Romero, en Naz, de la variedad “moza fresca” tiene una edad de 200 años.

Fuente: Diputación de Lugo

Fuente: