Mirador O Cabo do Mundo... Grandiosa imagen de la cuenca del Miño a la altura de A Cova, en O Saviñao, entre vides, bodegas y edificios románicos. Es el mirador de "O Cabo do Mundo".
Dirección: Escairón, Lugo

En el extremo Suroeste del municipio de O Saviñao, a la altura de San Martiño de A Cova, el río Miño, encauzado por pendientes orográficas, crea una pronunciada curvatura sobre cuyas laderas se asientan extensas superficies de viñedos, salpicadas de bodegas, edificios románicos y construcciones palaciegas que, como el pazo de Arxeriz, albergan hoy un Ecomuseo de gran interés etnográfico. Una ingente y sobrecogedora panorámica se presenta ante nosotros desde el mirador de O Cabo do Mundo. Con el drástico meandro del río a nuestros pies, los socalcos en desnivel pletóricos de vides, las crestas montañosas de las tierras vecinas y la perspectiva vertical del ábside románico de San Martiño, estaremos ante una de las más bellas postales que nos ofrece la geografía lucense cuyo impacto visual permanecerá para siempre. Es inevitable acercarse a admirar la arquitectura románica de A Cova, antiguo monasterio de la orden de San Agustín. De planta rectangular con ábside, su puerta principal dispone de arco de medio punto con arquivoltas de baquetón. Dentro, pinturas del XVII, bóveda de cañón y retablos del XVII y XVIII.

En escenario tan proverbial, accedemos a la bodega Moure, familia de gran tradición en el cultivo de la uva, que desde 1958, fecha de la fundación, ha conseguido más de 120 premios nacionales e internacionales. Antes de catar sus variados productos, visitaremos su bodega y destilería. Utilizando uva mencía, con la denominación “Abadía da Cova” comercializan vinos de cosecha y barrica de color frambuesa, aromas a frutas y flores, de paladar aterciopelado; y en la variedad Albariño, de color amarillo paja, secos, finos, elegantes con equilibrio y persistencia. Entre su variada oferta de licores encontraremos los de hierbas, café, miel, aguardientes y cremas de orujo y Scott.

Con la vista y el paladar saciados emprendemos caminata hacia la playa fluvial de A Cova, en la confluencia con el cauce del Miño. Superficie de arena fina en forma de media luna de unos 150 m. de longitud, dispone de instalaciones anexas para el disfrute de un confortable baño y posterior y apacible descanso.

Desde allí iniciaremos un paseo en tramos por las riberas del Miño en dirección al pueblo de Belesar. Entre la placidez natural que nos rodea, echaremos a volar la imaginación esperando tener ocasión para poder visitar algún ejemplo de su arquitectura civil como el Pazo de Vilelos, con heráldica de los Ulloa; el de Arxeríz, del XVI, fundado por el Caballero de la Orden de Santiago Gonzalo Raxo; As Cortes, del XVIII; Lamaquebrada, en Fión; Cadadonas, Fraguas, Mosiños, o la misma torre fuerte (s.XII) de A Candaira, en Rebordaos, de tres plantas y con almenas, propiedad en su día del Señor de Tor.

 

Y además… en O Saviñao

– Lugares: Club Naútico del pueblo de Belesar; vista de los bancales de la profunda ribera del Miño desde el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe…

– Vestigios: sarcófagos de Louredo y San Sadurniño de Piñeiró…

– Ocio: 1º domingo de otoño, en Fión, Festa das Noces; 8 de septiembre, romería a la Virxe do Toxo en Sobreda; romerías de Os Remedios, en Diomoni y Vilasante…

– Gastronomía: vinos, licores, castañas y nueces…

– Esta zona está integrada a la propuesta gallega a la Red Natura 2000, bajo el LIC Cañón do Sil, Zona de Especial protección de los Valores Naturales.

Fuente: