A Devesa da Rogueira... En O Courel, joya botánica con más de mil especies diferentes, fuentes de aguas medicinales, miradores a 1400 m. de altura, cuevas prehistóricas y el sosiego de un ecosistema único en Galicia.
Dirección: Moreda, O Courel, Lugo

Estamos en O Courel, cima de Galicia que se extiende de Noreste – Sureste con cumbres como Pía Páxaro (1616 m.), Formigueiro (1654 m.) y Escrita (1455 m.), sesgado por los ríos Lor y Lóuzara, confluencia climática eurosiberiana y mediterránea, con alternancia de suelos que permiten la proliferación de hayas, tejos, carballos, acebos, abedules, fresnos, alisos, madroños y arándanos… donde se cobija su prolífica fauna: lobos, zorros, corzos, jabalíes, ginetas, tejones, liebres, conejos, ardillas, martas, armiños, perdices y búhos, y donde sus afanosas gentes mantienen intacto el acervo heredado sin dejar de encarar el futuro al ritmo de los tiempos que corren. A su milenario pasado corresponden los castros de Vilar, en su vertiente Sur; el de Torre, en Sobredo; el de Miraz, con murallas de gran altura y numerosas sepulturas; el de Torexe, en Visuña, donde se impartía justicia para la comarca, y otros diez más repartidos por el municipio. La huella romana quedó esculpida en las minas de A Toca con un profundo tajo consecuencia de la extracción del oro por canalizaciones de agua, o las de Torubio y Millares, también a cielo abierto, con el túnel de Romeor escavado en roca de más de 50 m. de longitud para el lavado del mineral. A su arquitectura religiosa pertenecen una treintena de templos entre los que figuran Sta María de Meiraos, del XVII, con amplio porche, rústicos retablos e importantes alhajas; San Pedro de Noceda con torre de tres cuerpos y fornidos contrafuertes, y de su pujanza minera da cuenta la herrería de Seoane, de 1808, una de las mayores factorías siderúrgicas tradicionales de Galicia, con dos torres de 10 m. de alto que andando el tiempo se transformó en central hidroeléctrica que abastecía de electricidad a todo el Courel.

Reducto natural sin parangón, O Courel, también es la meca de la espeleología. La sima de Aradelas está considerada la cueva más profunda de Galicia; Tralacosta, en Paderne, descubre fascinantes salas subterráneas con estalactitas y estalagmitas; la Cova da Deza, en Noceda, con 800 m. por donde discurre un arroyo que se convierte en lago con 25 m. de profundidad, a las que se suman la Buraga das Choias, en Visuña, A Cova do Oso, en Moreda, y la de Teixeira.

Aquí cualquier rincón, se mire hacia donde se mire, se nos antoja una maravilla de la naturaleza. Todo el territorio está surcado por rutas de senderismo, y entre todas ellas destaca la de A Devesa da Rogueira que, con 200 Ha. y más de 1000 especies botánicas diferentes, es un ecosistema imprescindible de patear. Saliendo de Seoane pasamos a la altura de Carbedo donde todavía se observan restos del muro circular del castillo medieval, parte de la planta y un aljibe. Allí estuvo escondido Alfonso II el Casto perseguido por su primo Aurelio, y muy cerca, en el monte Cido se encontró la famosa tabla de hospitalidad inscrita en bronce O Courel del año 28, y un águila de los estandartes de las legiones romanas. En el Alto do Couto un camino sobre cota de nivel nos adentra en A Devesa. Por bosque enmarañado entre tejos milenarios con líquenes de musgos, acebos, arándanos, arces, avellanos, abedules, fresnos, soutos de castaños, madroños y plantas carnívoras que se alimentan de insectos, entre cascadas de arroyos, efímeros puentes de madera e improvisados peldaños sobre la roca, accedemos a la Fonte do Cervo, manantial que de una misma roca brota en dos hileras, de aguas ferruginosas y aguas calcáreas, muy útiles para estimular el apetito. De allí por el mismo vértice montañoso llegamos al mirador del monte Polín, con extraordinaria visión del conjunto de la reserva a casi 1400 m. de altura. Ya de bajada, la quietud de la frondosidad boscosa de hayas, robles y encinas, el cromatismo del paisaje, el intenso y salvaje olor y el Aula de la Naturaleza ruido del agua al precipitarse por surcos y cañadas, nos hace apreciar con intensidad cada momento. En los aledaños del camino, cuevas con indicios de vida prehistórica como Longo de Meu, Do Oso, y de Vellos, anteceden al riachuelo de A Rogueira, que se abre a ondulantes y verdes praderas que nos conducen al Aula de la Naturaleza con detallada información de la flora y la fauna de la Sierra, no exenta de pasajes legendarios, mitos y leyendas.

 

Y además… en la ruta

– Gastronomía: sencilla y natural, con derivados del cerdo – chorizo, jamón, lacón, panceta-, excelentes carnes de vacuno, cabrito, cordero, caza mayor; verduras de la huerta –”grelos”, berzas- y pan de trigo de cosecha propia; castañas y roscón.

– Fiestas: en noviembre, A Festa da Castaña, en Seoane (años impares) y Folgoso (años pares), magosto tradicional utilizando las “cachelas” como instrumento para asar; Ferias, segundo y cuarto domingo en Seoane; 1 y 10 de cada mes en Folgoso, y primer domingo de cada mes en Ferramulín.

– Aula da Naturaleza de Moreda do Courel (Folgoso de Courel).

Fuente: