La ciudad de Lugo, circundada por espacios naturales y rutas de senderismo.
Dirección: O Río Miño en Lugo

Río Miño

En pleno corazón del barrio de Saamasas de la ciudad de Lugo nos encontramos con el complejo Los Robles, circundado por arboleda sobre la orilla del Río Miño a la que acuden numerosos visitantes para disfrutar de sus instalaciones deportivas, de las excelencias gastronómicas en su edificio central de servicios, o de un simple y tranquilo paseo de ribera.

Precisamente allí, en el Río Miño, entre el “caneiro da luz” y la desembocadura del Mera, las remansadas aguas permiten la práctica de diferentes deportes naúticos. Son numerosas las personas que utilizan esta zona del río para realizar prácticas de piragüismo, pero también para pasear en patinetes acuáticos e incluso, en ocasiones, para realizar un circuito fluvial a bordo de un catamarán u otras embarcaciones.

Sin salirnos de este entorno natural situado al sureste de la capital, por ambas márgenes del río Miño en dirección a Ombreiro u Orbazai, sendas de tierra y serpenteantes caminos con piso de madera, nos introducen en espesos bosques de castaños o claros de praderías a lo largo de varios kilómetros.

Desde donde decidamos finalizar el recorrido podremos acercarnos a la iglesia de Santa Eulalia de Bóveda. En su interior, sus columnas y hueco central nos recordarán a una instalación termal, Navegando en piragua por el río Miño mientras en su parte externa nos sorprenderá la típica arquitectura civil de un núcleo rural.

Y además… en Lugo

– El puente romano en el barrio de El Puente; las iglesias de A Nova, Santo Domingo o San Roque.

– En el casco antiguo, las plazas de Campo Castillo, Santa María o la Rúa Nova…

– El puente y barrio de A Chanca o el parque de Magoi…

– Una estancia en el balneario o en los diferentes spas.

– Y cómo no… una vuelta por el mercado de abastos para comprar los más que abundantes y apreciados productos tanto de la tierra como del mar.

– O Miño, Padre de todos los ríos gallegos, es cobijo de vida animal y vegetal, dando como resultado las Terras do Miño, Tierras de Piedra y agua, donde los paisajes y la cultura del agua se hacen patentes.

Fuente: Deputación de Lugo