Tres Bispos... Mítica ascensión desde el Albergue a la cumbre de Tres Bispos (1792 m.) en Os Ancares, con parada en Campa da Braña y regreso por Cabana Vella
Dirección: Cela, Cervantes, Lugo

El inmenso potencial ecológico y mediambiental del municipio de Cervantes en pleno corazón de la Sierra de Os Ancares se ve reforzado por su inventario monumental y etnográfico distribuido por toda su superficie. A los restos arqueológicos castrexos de Cervantes y Pena Tallada en Vilasante, se suman las ancestrales viviendas en forma de palloza de Piornedo, Donís, Robledo, Pozo, Pando, Sevane y Vilarello, ejemplos de arquitectura popular como molinos, hórreos, puentes y palomares; fortalezas, castillos y pazos correspondientes a la estructura civil o militar, y numerosísimas muestras de edificios religiosos como la capilla de Pandelo; las ruinas del convento de la antigua parroquial de Mosteiro, que formó parte de un desaparecido monasterio templario; Cereixido, con torre de tres cuerpos en la fachada y bóveda de cañón interior; el santuario de la Virgen de Tarmas, de fervorosa romería el 20 de mayo; la iglesia con sabor medieval de Santo Tomé de Cancelada; la propia de Asan Pedro de Cervantes; las de Vilardemouros y San Fiz, ambas con cabildo en la fachada, y las de Nuestra Señora das Neves de Santas, Noceda, Santa Coloma y Ribeira, ésta última con pila bautismal del XVIII.

Pero como quiera que sea estando en Cervantes seguimos inmersos en un espacio natural, declarado Reserva de la Biosfera de Os Ancares Lucenses, Montes de Navia, Cervantes e Becerreá, tercera reserva declarada en Galicia, al que no podemos ni debemos sustraernos. Si nos apetece poner a prueba nuestra resistencia podemos realizar la ruta histórica y paisajística entre Doiras y Vilarello da Iglesia. Corta, pero de gran dificultad, arranca de Doiras y en subida permanente se alcanza un nivel desde donde se aprecia una espléndida vista general de todo el valle de Doiras, con el pueblo y el Castillo como escenario principal. En las inmediaciones figura la mina de hierro de Vilarello, singular núcleo rural de donde la tradición asegura desciende el linaje de Miguel de Cervantes Saavedra.

En nuestro caso, en esta ruta, vamos a realizar uno de los itinerarios más demandados y simbólicos de Os Ancares lucenses: la subida al pico de Tres Bispos. Se trata de una larga y circular ruta de unos 24 kms. en la que invertiremos casi cinco horas.

Partimos del Albergue y, en cruce con la carretera asfaltada, tomamos el desvío de la izquierda. Una pista de tierra entre bosques de robles y manantiales de agua nos conduce a la Campa de Tres Bispos, y por sendero pronunciado aquellos más atrevidos pueden ascender al Pico de Tres Bispos, a 1795 m. de altura. Volviendo a la Campa, otra senda hacia la derecha nos lleva a la Campa de Braña y desde allí en suave descenso alcanzamos el Refugio de Brego, con superficies planas y arroyos por doquier.

De regreso a Campa da Braña, el camino se dirige por la derecha hasta el río Vara, en pronunciado descenso arropados por bosques de acebo y el sonido de pequeños saltos de agua. Dejando atrás las ruinas de un antiguo aserradero, y por zigzagueante subida, vamos en dirección a una fuente de pizarra y columnas que se abren a la inmensidad de los montes de Cervantes. Desde allí llegamos al cruce inicial y finalmente a las instalaciones del Albergue. Durante todo el recorrido apreciaremos el paisaje de las altas cumbres desde sus diferentes miradores o merenderos. Para aquellos que aún esperan más de esta ruta, desde el refugio de cazadores de Brego una preciosa senda los conducirá hasta el apacible y silente lago Forrón.

 

Y además… en la ruta

– Curiosidad: las “alarmas populares”, auténticos ejércitos de paisanos escondidos por ignotos rincones de la sierra, infringieron a los ejércitos napoleónicos serias derrotas…

– Lugares: Aula de la Naturaleza del Albergue de Os Ancares.

– Costumbres: “culto al fuego” entre las gentes de Os Ancares, por el cual la lumbre era cubierta todas las noches y recuperada a la mañana siguiente…

-Bosques de acebo (Ilex aquifolium) en las laderas norte sirven de refugio y alimento a especies del lugar (corzos, jabalíes), entre sus hojas la tempera puede elevarse 4-5ºC.

Fuente: