Torre de Doncos... Símbolo de As Nogais, entre el Navia y centenarios bosques de nogales
Dirección: Doncos, As Nogais, Lugo

Entre ariscadas y abruptas alineaciones montañas que llegan a los 1400 m. en las sierras de O Rañidoiro y O Piornal y valles regados principalmente por el Navia, pero también por afluentes como Valdeparada y Boullón, empinadas y verdes praderas se abren en la espesura boscosa con predominio de los nogales, aquí tan frondosos y exuberantes que hasta sus hojas doblan el tamaño normal. As Nogais, topónimo municipal que, como se ve, deriva de su excelencia natural, destaca por sus emblemáticas estampas paisajísticas asociadas a itinerarios como el de Noceda, que arranca de un sendero tapizado de castaños hacia el Navia, sube a Silvela y Pedriña, con tejo centenario, acebos y una palloza, relajada marcha hacia Fontes donde se produce la mejor miel, queso, velas y mantas de la comarca, y finalmente baja hasta San Clodio para admirar los molinos dispersos por el río Navia. O la ruta que desde Alence, con albergue de montaña, nos conduce por As Cruces, entre acebos, abedules y vegetación de montaña, hasta llegar a la Casa da Chancia.

De Doncos también parte otra ruta en dirección a estratégicos baluartes. Pero antes, y aunque sólo sea una simple vista, hay que detenerse ante el Palacio de Doncos, edificio de planta rectangular, de esmerada restauración, que resalta formas neoclásicas salvo en las chimeneas de corte barroco del XVIII, con capilla adosada e inscripción de 1832, con retablo de castaño y confesionario enrejado, y cuidados restos del primitivo palacio. Interior con estancias elegantes y de gran exquisitez decorativa, desde el patio de honor, escalera pétrea, alargada balconada con rejería y antepecho, y cocina de época. Otros pazos meritorios son el denominado de “Su Excelencia” en la parroquia de Santiago de Doncos con escudo anterior al XVIII de los linajes de los Ribadeneyra y Polanco; o el de Pardo, en Torés, con heráldica de los Bolaño y Arias Pardo.

Siguiendo nuestro decurso en suave bajada nos acercamos al Muíño da Veiga, ejemplo de arquitectura popular a orillas del Navia. Entre bosques de castaños, nogales, cerezas silvestres, fresales, lirios y rosales, se alza airosa la torre del Homenaje de la fortaleza de Doncos entre las ruinas de las cercas y otras torres que formaban parte de las obras de defensa de este singular enclave medieval. Del inexpugnable castillo de lajas de pizarra y granito, también conocido por los nombres de San Agustín y “A Grupa”, y del río Navia que lo rodea a modo de foso protector, surgieron leyendas fechadas en la Reconquista. Una de ellas cuenta la fábula de un Caballero que al ver como una hermosa cristiana era secuestrada por los musulmanes, sometida en la grupa del caballo del infiel, al intentar liberarla, el sarraceno segó de un tajo la cabeza de la mujer con su alfanje para impedir su libertad y llevar con él su belleza.

Otras muestras de su patrimonio son la iglesia de San Andrés, sustancialmente románica, con pinturas interiores y elementos mozárabes, aunque la fachada es del XVIII; la de Nullán, renacentistas con curioso campanario al revés, o la de Noceda, de tres naves y también singular campanario de base cuadrada y tres plantas, con restos de un antiguo pazo en sus aledaños. Pero nuestro particular recorrido nos lleva a Torés. En la cima de un pequeño repecho sobre el valle surge majestuosa la torre del homenaje de una antigua fortaleza. De base cuadrada y 18 m. de altura se alza entre los ruinosos muros y dependencias que ocupaban un espacio cercado con restos de una barbacana del torreón cilíndrico y el remate de las murallas. Por su parte, la iglesia, renacentista, con dintel que la data en 1648, dispone de retablo barroco, bóveda con medallones en relieve y figuras yacentes de un caballero y una dama de finales del XVI o principios del XVII.

 

Y además… en la ruta

– Productos propios: embutidos, quesos, miel y pan artesanal; caza y pesca del coto de As Nogais…

– Fiestas: 1º fin de semana de agosto, Festa do Emigrante; 24 de junio, San Juán, en Torés; 25 de julio, Santiago, en Doncos; 3º domingo de mayo, Os Remedios, en Noceda…

– Curiosidad: Ciertos historiadores sitúan aquí la mansión romana “Ponte Naviae” que estaba en la calzada de Braga a Astorga.

– Zona de Especial Protección para el oso pardo (Ancares).

Fuente: