Puente y Miliario... Paso obligado de Galicia hacia la Meseta y umbral hacia Os Ancares, Becerreá, mosaico natural y tesoro etnográfico, ya destacaba en tiempos romanos con la Vía XIX y vestigios en Pontes de Gatín.
Dirección: Liber, Cervantes, Lugo

Lugar de paso obligado entre Galicia y la Meseta, las tierras de Becerreá, enlace con las cumbres de Os Ancares, presentan un contraste entre superficies montañosas de las sierras de O Pico, O Portelo, Dumia, Calamouco o Vilamane, y frondosos valles como el de Neira de Rei o los del río Navia, con varios cotos de pesca. Según ciertos autores fueron los “zoelas” los primeros en asentarse en estos lares. A ellos y sus descendientes se deben la treintena de castros que como los de Vilar de Frades o Ferreiros, se diseminan por toda la geografía del municipio. Considerado lugar estratégico por los romanos, por aquí atraviesa la vía que unía Braga con Astorga, y de sus entrañas extrajeron preciados minerales como prueban las explotaciones auríferas de Frades, Buirán y Vilachá.

Entre sus múltiples espacios naturales donde afloran como una paleta de colores bosques de abedules, acebos, robles y castaños, la subida a la Pena do Pico, sobrepasando merenderos y la Escuela de Alta Montaña, nos ofrece unas vistas de enormes dimensiones y, si la hacemos coincidir con el segundo domingo de agosto, participaremos de una romería de gran raigambre y tradición. Igual que la ruta por Calamoura, entre especies autóctonas y las típicas aldeas de Muñez, Munel y Vilar de Frades, o el Souto de Agüeira, con castaños centenarios, las perspectiva de Cormes, con la vieja prisión de la Torre de los Boado, y Mourelle.

Pero nosotros nos encaminamos al Santuario de Cadoalla (s. XII), iglesia de amplias dimensiones con cúpula sobre cuatro arcos, presbiterio con bóveda de cañón, regia torre adosadas y puerta adintelada sobre acceso lateral. Próxima, la casa-torre del siglo XVI fundada por el linaje de los Hebrón y con armas de los Ribadeneyra, Bolaño y Balboa. No es más que una pequeña muestra de su rico patrimonio que engrosan el Pazo de A Horta y la iglesia de San Xoán, en Agüeira; el puente de Cruzul donde se reunió un ejército de 4000 heroicos lugareños que expulsaron a los franceses arrebatándoles mil fusiles que allí escondían cerca de la Casa-torre; la iglesia de Furco, el templo románico de Ouselle, mencionado en bula papal de 1175, con ábside semicircular y frontis adintelado con mochetas cubiertas por un rústico pórtico y parroquia de nacimiento del tenaz independentista gallego Fuco Gómez muerto en Cuba en 1972, o la de Santa Mariña de Vilouta, del XV, con nave rectangular, y la también románica de Liber; el viacrucis de Tortes; las pallozas de Casa de Abaixo, en Cousín, la de Bullán junto con los hórreos de Cancelada, o las de Pedralada, Regosmil y Fontarón; la casa-torre de Guilfrei cerca de Narón donde se narra que en s. IX el ejército gallego derrotó a los musulmanes en sanguinaria batalla, la de Cormes, o las de Rivas y antigua cárcel, de 1860, en Becerreá, y el molino de Gantín, en Liber.

Y entre todas ellas, el cisterciense monasterio de Santa María de Penamaior, para algunos datado en 1138 y vinculado a la familia de los Trastámara, declarado Bien de Interés Cultural. Presenta planta basilical de tres naves con tres ábsides poligonales y semicirculares con bóvedas de cañón. En la fachada ventanas tóricas con columnas acodilladas en jambas, puerta con arcos y tímpano con tallas rudimentarias, ventanas con columnas, rosetón y claustro con arcos semicirculares sobre pilastras.

Y para asimilar tantos contenidos, proponemos una ruta a pie por un tramo de la vía romana XIX de Antonino Caracalla, a orillas del Navia. Son los últimos 750 m. antes de llegar al Ponte de Gatín, rústica construcción del XVIII con arco principal de 15,7 m. y otro de 4,3 m. en el que todavía permanece un miliario con inscripción ilegible. Estamos ante un escenario de inusual belleza que sirve para oxigenarnos antes de emprender regreso a nuestro punto de origen.

 

Y además… en la ruta

– Leyenda da Ponte do Demo, construcción erigida por el diablo después de que Minla le vendiera su alma para que le permitiera ver a su amado pastor Ledán, al otro lado del río…

– Gastronomía: productos de la matanza del cerdo; truchas, miel, castañas, nueces, y en las ferias de los días 3 y 19 de cada mes en Becerreá, el más exquisito “pulpo á feira”…

– Fiestas: 23,24 de junio, San Xoán de Becerreá; agosto, romería popular de Pena do Pico…

– La presencia de los romanos se hace presenta en la vía romana delimitada por castaños centenarios que hacen de verdaderos “arcos” delimitando su trazado.

Fuente: