O Cebreiro... Pórtico de entrada en Galicia del Camino de Santiago, ancestral poblado que sigue conservando las pallozas de sus primitivos pobladores.
Dirección: Piornedo, Cervantes, España

El Camino Francés, considerado como la ruta de penetración cultural europea en nuestro país más antigua e importante, sigue siendo el más transitado de los caminos jacobeos del suelo lucense. A O Cebreiro, aldea prerromana y lugar emblemático de la ruta, siguen acudiendo miles de personas procedentes de todos los rincones del mundo, y en su mayor parte, como primer acto, descansan y aprecian la suculenta y abundante gastronomía especialidad del Mesón de San Giraldo de Aurillac, antiguo hospital y residencia de los monjes reconvertido en 1965 en acogedor establecimiento de hostelería. La incesante llegada de peregrinos ha propiciado la consolidación de otros muchos locales dedicados a estos menesteres y también de gran calidad.

En la recoleta plaza, un busto plagado de dedicatorias recuerda la figura de Elías Valiña Sampedro, “o cura de O Cebreiro”, auténtico artífice del resurgimiento jacobeo de los últimos tiempos. Desde allí caminaremos hacia el límite provincial por una suave pendiente de tierra que nos traslada hasta el mojón de granito con tallas de la cruz de Santiago y heráldica de Galicia y Lugo, lugar de encuentro y bienvenida después de la fatigosa ascensión por el macizo galaico-leonés.

De regreso a O Cebreiro, visitamos el Museo Etnográfico alojado en una de las pallozas del poblado. Exterior de paredes bajas de piedra con pequeñas ventanas y puerta adintelada de piezas de granito, destaca la cubierta de paja magistralmente entrelazada capaz de soportar los temporales de nieve y viento de la alta montaña. El interior, habilitado en dos espacios, uno para el ganado y aperos y otro para la familia, conserva el mobiliario y enseres domésticos de la vida cotidiana que se mantuvo intacto hasta la segunda mitad del siglo XX.

Por su parte, la iglesia de Santa María la Real es el monumento mas antiguo de la ruta jacobea; prerrománica del IX-X. Su gran pila bautismal, de la primera fábrica, se utilizaba ya en tiempos del bautismo por inmersión. La talla de Santa María, patrona de la comarca, es del XII, y tanto sobre la ligera inclinación que presenta como sobre el Cáliz y la patena del Milagro Eucarístico que se conservan expuestos en una hornacina, obsequio de los Reyes Católicos, existen diversas leyendas y creencias populares que siguen convocando en este lugar a más de treinta mil fieles con ocasión de las fiestas del Santo Milagro los días 8 y 9 de septiembre de cada año. Costumbre más moderna es subir al altozano de la cruz de madera e incrustar allí una moneda.

 

Y además… en O Cebreiro:

– Degustación de los famosos “quesos de O Cebreiro”, del cocido y embutidos…

– Visita a las demás pallozas del poblado; a la oicina de turismo; al albergue de peregrinos; a las tiendas de recuerdos…

– Tramo del Camino Francés hasta Alto de O Poio.

– Leyendas:

– El Santo Milagro, cuando el monje de Aurillac oiciando la santa misa para un feligrés de Barxamaior ve como las sagradas formas se transforman en carne y sangre de Cristo…

– La imagen de la Virgen dos Remedios, que inclinó la cabeza para observar el Santo Milagro, y así quedó para siempre.

Fuente: Deputación de Lugo