Castillo de Doiras... Del s. XV, icono monumental de Os Ancares lucenses de donde surgieron mitos y leyendas como la de "la mujer cierva".
Dirección: Doiras, Lugo

La Reserva Natural y de la Biosfera de Os Ancares Lucenses, Montes de Navia, Cervantes e Becerreá, y concretamente el municipio de Cervantes, casi siempre se asocia con los recursos paisajísticos, las rutas de alta montaña, la biodiversidad de su entorno y el turismo verde y ecológico. Efectivamente, así es, pero su patrimonio monumental y artístico en absoluto merece ser relegado a un segundo plano, y en esta etapa vamos a comprobarlo.

De tiempos pretéritos, s. II, es el asentamiento de Santa María, que luce un vistoso castro con viviendas circulares y corredores y pasadizos entre ellas, en cuya colina se estableció una humilde iglesia de losa de fábrica románica. En San Pedro, en la margen derecha del río Cancelada, la iglesia ubicada en la parte superior del poblado domina una extensa comarca hacia el Sur, destacando en su interior retablos renacentistas con influencias barrocas, del XVII. En San Román, también en la parte más elevada, iglesia parroquial con frontis con portada de arco de medio punto y buena talla de la Virgen del Carmen con peana de tres ángeles del s. XVIII. Siguen a éstas una treintena de edificaciones religiosas que se distribuyen a lo largo de sus 276 km y 21 parroquias.

De la Edad Media quedan dignos vestigios de la Galicia palaciega dominada por amos y señores que crearon mayorazgos y establecieron foros. Claro ejemplo es el Pazo fortaleza de Quindós, fundado por don Payo Quindós en los albores del 1500. Sobresalen los dos torreones cilíndricos que flanquean la fachada, con cuatro caras y patio interior. Escudo heráldico en puerta principal

adintelada con un cuartel y labra de árbol y dos lebreles de los Quiroga, y caldero de los Navias. Troneras y ventanas distribuidas por las paredes de pizarra. Interior con salones y alcobas con pinturas al fresco muy deterioradas. Todo forma conjunto con la iglesia, antes capilla familiar, y el grupo de casas del núcleo urbano. En Vilarello de la Iglesia, el Palacio de Saavedra, voluminoso edificio en forma de L con pequeña torre realizado en lajas pizarrosas, dinteles graníticos y jambas; se dice origen de los antepasados de Miguel de Cervantes. En Vilasante, Cancelada, la Casa Grande “Do Fabal”, solar que nace en 1599, de cara al castro de Pena Tallada. Con fachada cubierta de verde hiedra, dos plantas en L entre las que se aprecia una galería, antigua solana, capilla con oratorio de 1736 y retablo barroco que contiene un dibujo con los linajes que entroncaron en el Pazo de los Quindós, Quiroga, Ribadeneyra, Luaces y Navia. En San Félix, el Pazo de Donís, sobre planta rectangular apostado sobre desniveles del terreno, con fachada sureste con piedra heráldica de los Quiroga, Valcarce y Armesto. Próxima capilla familiar e iglesia parroquial con un amplio atrio donde los feligreses intercambian pareceres. Y en San Román, Fortaleza de Ferreira, posesión que fue de Pedro Osorio Manrique, singular representación de fusión entre naturaleza y entorno.

El circuito lo cerramos con un pequeño paseo por el camino de acceso a su más emblemático monumento: el Castillo de Doiras. Declarado Bien de Interés Cultural en 1994, se erige desafiante sobre una loma de la parroquia de Vilaspasantes. Construcción del s. XV del Conde de Grajal de Campos, Señor de Cervantes, es de planta rectangular, con muros de mampostería de pizarra y

portada con arco de medio punto. Su formidable torre del homenaje y almenas nos hacen recordar viejas leyendas como la de “la mujer cierva”… un buen día desapareció misteriosamente del castillo un bella princesa. Después de infructuosa búsqueda, su hermano y sus padres la dieron por desaparecida. Años más tarde, durante una cacería, el hermano mató una cierva blanca como la nieve. Tan pesado era el animal que optó por cortarle una de las manos en señal de trofeo. Una vez en el castillo, al abrir el zurrón vio que dentro había una fina mano con un anillo que había pertenecido a su hermana. Atormentado por el prodigioso suceso, regresó al bosque en busca del cuerpo de la cierva y encontró el cadáver de su querida hermana que él mismo había mutilado…

 

Y además… en la ruta

– Personajes: sin mucho respaldo documental, se dice que D. Alvaro Mendoza Caamaño y Sotomayor, Cardenal de las Indias, era oriundo de Pando de Donís, y en Lama de Rei, se edificó un suntuoso pazo…

– Entre las interesantes y autóctonas especies de la flora de Os Ancares, todavía perviven las plantas carnívoras devoradoras de insectos.

– Reserva Nacional de Caza de los Ancares de Lugo.

Fuente: