Puente y Castillo sobre el río Navia... Aldea prerromana de Piornedo, paradigma de Os Ancares lucenses, con sus pallozas y hórreos diseminados por su singular urbanismo de montaña.
Dirección: Piornedo, Cervantes, Lugo

En la vertiente septentrional de la Sierra de Os Ancares Lucenses se sitúa el antiguo Condado Naviensis , hoy municipio de Navia de Suarna. Son cerca de 250 km plagados de espacios naturales de inusitada belleza, con restos arqueológicos, etnográficos y artísticos de gran importancia, y donde la gastronomía alcanza cotas de excelencia con las truchas, anguilas, derivados de la caza, postres basados en castañas, nueces y miel de los “cortíns”, y sobre todo la “androlla”, variedad del botillo con su propia fiesta de exaltación en el mes de febrero. Todas estas razones han contribuido para la declaración del territorio como Reserva de la Biosfera.

El Navia, principal colector en el que vierten el Ser, Rao, Moia y Bullán, ha ido creando a lo largo de los milenios quebradas gargantas y suaves valles que hoy disfrutamos como auténticos paraísos naturales. La Ruta del Ser, son 13 km entre Cerredo y la conexión con el Navia, por bosques autóctonos y castros sobre la ribera del río; la Ruta de los Castros, desde Mazaira a Molmeán, visita seis de los 25 castros censados e investigados en el municipio; la de Penedo da Forca, se recrea entre castaños, “carballeiras” y “loureiros” por espacio de 1,6 km. hacia la aldea de Vilarantón; la Ruta del Mosca, de algo más de 16 km., nos lleva por molinos, “ferrerías”, castros y “cortíns” a través de Sevane, Cantorcia, Quinta, Vilar de Moia y Larxantes; Río de Pé, es la más larga, con 40 km., viendo bosques de chopos, acebos, madroños, con presencia de especies como los corzos, el lobo, ciervos, jabalíes, martas, perdices, nutrias y el colorista danzarín Martín pescador; la de “As Alzadas” (poblado temporal a donde se trasladaba la familia en estío en busca de pasto para el ganado), discurre por la zona oriental municipal viendo las tierras de labor y el modo de vida de los lugareños; la Garganta del Rao, de 18 km., atraviesa uno de los más bellos parajes de Os Ancares, y desde la singular aldea de Coro vamos admirando el encaje sobre terreno pizarroso del río y la elevación de Braña de Pandozarco, con pallozas, cascadas, “ouriceiras” y molinos, hasta la curiosa aldea de Murias.

Un mero apunte de su extenso inventario histórico nos conmina a referirnos al rosario de mámoas, dólmenes (3.000 años a.d.C) y castros de Ferreirúa, explotaciones mineras romanas de As Covas, de Castañedo; cuevas de As Penas de Frou; pallozas de Moia y Quintá; sepulturas medievales de Abrente y Molmeán; típicos núcleos de Virigo, Freixís, Vilarpandín; alzado de Busmor; molinos, palomares y “cortíns” de Pandozarco y Vispeiro, y vestigios de un primitivo poblado cerca de Ribón. La arquitectura religiosa la engrosan la iglesia de Barcia, con ábside románico del XIII y pinturas; Santa María de Rao, con retablos del XVI y XVIII; San Salvador de Mosteiro, con única nave románica y retablo salomónico; Muñís, con retablo barroco; Vilarpandín, con tallas de los siglos XV y XVI, y heráldica y torre de la casa palacio; las ruinas de la casa palacio de Freixís, y los caseríos medievales y escudos de Palacios en Galegos.

Pero de visita obligada es el castillo de Altamira en la plaza Chao da Torre de Pobra de Navia. Citado ya en 1037, fue destruido por los irmandiños y reedificado por los Condes de Altamira en 1467. Su esbelta silueta sobre macizo rocoso, conserva parte de sus primitivas murallas y torreones. De trazado poligonal, tiene triple puerta, con numerosos ventanales. En su entorno inmediato, la joya del Navia, soberbio puente ojival de origen romano, con único arco apuntado, de piezas de pizarra, de 13 m. luz vertical, 18 m horizontal, y calzada muy abombada que realza su aspecto monumental de 2,90 m de ancho protegida por muros laterales de 1,70 m. Hemos de pisar su enlosado pavimento para acercarnos a las instalaciones del Club Fluvial, con perspectiva general del núcleo urbano. Desde allí, y como colofón a nuestro deambular, nos desplazaremos a la fábrica de embutidos Suarna donde observaremos la esmerada elaboración de la famosa “Androlla”, producto típico por excelencia de las ancestrales tierras del Condado Naviensis .

 

Y además… en la ruta

– Lugares: capricho geológico de Penedo de Murias; vista de la Serra de Laxertes; poblado y “cortín” de Pandozarco.

– Cotos de pesca de Penamil y Navia de Suarna; seis cotos de caza.

– Ferias y fiestas: 23 de febrero, Feira das Androllas en Pobra de Navia; segundo domingo de mes y día 29, Ferias en Pobra de Navia; 23 de febrero, Feria de Santa Marta; 29 de septiembre, Feria de San Miguel; 7 de julio, fiestas en Rao; 25 de julio, en Moia y 29 de junio en Muñís.

Fuente: