Perspectiva de As Catedrais, evocación de arbotantes góticos, sublime interpretación de la mayor obra de creación natural.
Dirección: Barreiros, Lugo

As Catedrais

Ribadeo, “porta aberta o Norte” al decir de su leyenda, uno de los asentamientos más antiguos de la cornisa cantábrica como se confirma por la existencia del yacimiento paleolítico de Louselas de hace 300.000 años, o el Castro das Grobas, tierra natal de la “Diadema” y otros torques como piezas cumbre de la orfebrería castrexa expuestas en el Museo del Louvre y Arqueológico de Madrid, villa con “cartapuebla” otorgada en 1183 por Fernando II, hito destacado del Camino de Santiago, sede episcopal durante el s.XII y emporio portuario entre los siglos XVI y XVIII, es hoy en día una ciudad moderna, confluencia de rutas, estilos y costumbres con la vecina Asturias a través del Ponte dos Santos, Reserva de la Biosfera río Eo, Oscos e Terras de Burón y destino turístico preeminente. Su límite occidental comienza con la playa de As Catedrais, también llamada de Augasantas o Carricelas. Lugar de Interés Comunitario, desde el 2001 y Monumento Natural desde el 2005, desde el voladizo paseo de madera se accede al húmedo arenal de más de 1500 m. de longitud, salpicado por caprichosas formaciones rocosas, cuevas y chimeneas provocadas por la erosión y el impacto de las olas atrapadas, hasta que surge, de repente, la imagen de imponentes cantiles verticales de hasta 40 m. en forma de arbotantes góticos cuya profundidad y perspectiva adquiere visos evocadores de las más sublimes creaciones.

Siguiendo el perímetro litoral se vislumbran las recoletas y abrigas playas de Esteiro, Cadramón y Seborello, y entre las Piedras Portela y la Punta Leixón, la ondulada y blanca playa de Os Castros que en marea baja se funde con la de As Illas, integrando un bello paseo natural de 320 m. cruzando charcas, atolones y cantiles.

Equidistante entre la Punta Corbeira y el entrante de Liñares, la ensenada de Areosa acoge el pueblo de Rinlo, rincón marinero cuyas casas se arremolinan colgadas sobre los acantilados, y sus estrechas calles y pequeños puentes abrazan el exiguo puerto. No nos engañen sus proporciones. Su historia se remonta a más de 500 años como importante base ballenera y en sus rompientes y plataforma marina – según docta y general opinión- se crían los mejores percebes y crustáceos del Cantábrico. No en vano allí se instalaron las cetáreas de mayor renombre y su Cofradía de Pescadores es la segunda más antigua de España.

Camino de las calas de Rocas Blancas, apostado en Vilaframil, nos encontramos con el aeródromo del Club Aéreo de Ribadeo. Con pista de unos mil metros de largo y ochenta de ancho, es operativa para avionetas, helicópteros y ultraligeros, pero su estratégica situación, sus servicios y hangares, también permiten vuelos turísticos que se fomentan desde mayo de 1994.

Y además… en Ribadeo

– Fiestas: 1º domingo de agosto, Xira de Santa Cruz y Día da Gaita Galega; 8 de septiembre, Día de la Patrona; en julio, Procesión del Carmen; Mercado do Nadal; Carnaval, con “muñeco gigante” inscrito en el Libro Guiness; Romería das Cruces, en Arante…

– Ocio: Travesías marítimas por la Ría de Ribadeo en “botes de pasaje”; deportes y actividades naúticas: surf; windsurf; vela en botes únicos con corte vertical hacia el “puño de amura”; vela latina; travesía a nado de la Ría; la Zalea a Abres; piragüismo…

– Lugares: antiguo barrio de Cabanelas; Monumento al Gaiteiro, en Santa Cruz; Castillo de San Damián y Embarcadero…

– Rutas: Camino de Santiago, por Abres y hacia Lourenzá; paseo marítimo hasta Illa Pancha; ensenada del río Grande y desembocadura del Eo…

– Las playas de As Catedrais y Os Castros-Illas galardonadas con Q de calidad Turística en el año 2008, además de ser Bandera Azul en el año 2009.

Fuente: