Viveiro... Viveiro, con reminiscencias históricas de todos los tiempos, se asienta sobre uno de los más bellos parajes de la Mariña Lucense.
Dirección: Viveiro, Lugo

Viveiro Histórica

Viveiro emana historia por los cuatro costados. Mámoas como las de Chao da Moa y Tesouro, castros como el de Condomiás, en Boimente, Pousadoiro en San Pedro, A Croa de Landrove, Casós en Fontecova, o los mismos de O Faro y Celeiro, testimonian asentamientos primitivos a los que habría que añadir la huella romana como lo que algunos perciben en la Porta do Valado, que otros sitúan como románica del XIII, similar a la de Porta da Vila (1217), de menores proporciones, entrada principal por la calzada romana, que todavía conserva el testimonio escrito más antiguo de la ciudad de la época de Alfonso IX de León. El Calello do Muro, una de las calles más estrechas e España (1,5 m. a 2 m.), pasadizo que integraba el adarve del circuito amurallado medieval tanto para la defensa contra ataques invasores como para aislar a los vecinos de epidemias como la peste. La Calexa das Monxas, de traza toledana, y la Puerta de Carlos V, también conocida por Castelo da Ponte, construida sobre la base de otra anterior del s. XIII que la acción de las mareas, afrentas e incendios deterioraron hasta el extremo de edificar otra en 1548 como homenaje al emperador Carlos I de España y V de Alemania. Enseña viveirense y declarada Monumento Histórico Nacional, se muestra en su esplendor renacentista plateresco, con tres cuerpos destacando en el centro las armas de la ciudad, mientras en su parte posterior alberga la imagen de San Roque. A su vera el Puente de la Misericordia, levantado sobre otro anterior romano en tiempos de Enrique IV (s. XV) con doce arcos de los cuales tres permanecen soterrados.

Otras muestras de su alarde histórico son la Iglesia de Santa María del Campo cuya factura románica, del XII, presenta una fachada con dos torres, la de la Campana, barroca, y la del reloj, rosetón, con portada con cuatro arquivoltas tóricas apoyadas sobre tres columnas con caprichosos capiteles, y ábside con cabecera semicircular y tres artísticas ventanas en sus lienzos, con canecillos sustentando el alero. Dentro, capillas de S. Gregorio, del XV, y Rosario, con talla gótica policromada de las Angustias, del XVI. Reliquias de los Santos Mártires traídas de Roma en el XVI y Cruz Procesional del XVI flordelisada y follajes platerescos. El conjunto monumental de San Francisco, ojival del XIV y planta de cruz latina, con capilla de San Ildefonso del XIV, puerta románica del XIII, retablo renacentista y sepulcros de Doña Constanza de Castro y Nicomedes Pastor Díaz. La capilla de la Misericordia (1630) con interesantes frescos en la cúpula del presbiterio. El Convento de las Concepcionistas con nave de bóveda de medio cañón, y en cuyo jardín de acceso se realizó una reproducción de la Gruta de Lourdes, cuya virgen es muy venerada a juzgar por el número de exvotos. La “Casa dos Leóns”, antiguo pazo renacentista del XVII de líneas elegantes y piedra heráldica con dos leones rampantes. El Convento de Valdeflores o la misma Plaza Mayor con varias casas señoriales y efigie del escritor y político Nicomedes Pastor.

Como complemento a esta intensa visita monumental, dejemos que nos acaricie la brisa marina dando una vuelta por las magníficas instalaciones del puerto deportivo, o por el cuidado paseo marítimo de Covas. Una perspectiva de conjunto nos la reservaremos para el final ascendiendo al Monte de San Roque, con la luz del atardecer.

Y además… en Viveiro:

– Curiosidades: Dña. Constanza de Castro, fallecida en 1498, fue beatificada al haberse hallado su cuerpo incorrupto cien años después de su muerte; en la capilla de Ecce Homo los devotos van de rodillas atravesando el Puente de la Misericordia, el primer viernes de marzo; la imagen de San Roque sustituyó a la de la Virgen de los Desamparados en la hornacina de la Puerta de Carlos V, al considerar que su intercesión liberó al pueblo de la peste bubónica.

– Lugares: la ” Cova de Padrón” en Galdo, con 30 m de profundidad.

– Leyendas: “Cova da Doncela ou dos Encantos”, en la playa de Abrela , en Covas; leyenda de moros que volcaron campanas en Magazos…

– Fiestas: O Naseiro.

Fuente: