As Negradas... El estuario del Sor y la ría de O Vicedo es, sin duda, uno de los espacios naturales más impresionantes de la provincia de Lugo.
Dirección: O Vicedo, Lugo

As Negradas

En el litoral lucense, lindando con tierras coruñesas, nos encontramos con la antigua jurisdicción de Riobarba, actual municipio de O Vicedo. Contemplar una panorámica de la ría y el estuario del Sor, sencillamente nos dejará extasiados. Cinco kilómetros separan la Estaca de Bares de la Punta do Embarcadoiro, emergiendo entre ambas la Isla Coelleira. Allí vierte sus aguas arrastradas desde la sierra de A Faladoira el río Sor formando un extenso estuario del mayor interés ecológico con abundancia de juncos marinos; aves migratorias diseminadas por las marismas; truchas, salmones y anguilas que procedentes del Ártico desovan aguas arriba; coquinas, berberechos y almejas sumergidos en los sedimentos arenosos; espesa vegetación en las laderas montañosas con robles y abedules; sinuosos meandros e islas como la de San Martiño, solar que otrora albergó uno de los primeros monasterios femeninos de la historia.

Desde sus instalaciones portuarias, lugar de atraque de una importante flota dedicada fundamentalmente a la pesca de bajura, nos encaminamos al puente de hierro, divisoria entre las dos provincias sobre el Sor. Abierto el 1 de noviembre de 1901, está formado por tres tramos iguales de 18,10 m. en forma parabólica y aceras voladas de 1 m. Su vía central de 5 m. fue diseñada para carruajes y caballerías. Sin abandonar esta plataforma observaremos la abrigada playa de Arealonga, a la que siguen las de Fomento, Vidreiro y Caolín. Otros concurridos arenales que se suman a la oferta medioambiental y turística de O Vicedo son los de Xilloi, Tixoso, Areagrande y Abrela. Estando aquí, es inevitable hacer una incursión hacia la Estaca de Bares, masa granítica de altos acantilados de 325 ha. y 10 kms. de longitud, lugar más septentrional de la Península Ibérica y punto de separación entre el mar Cantábrico, al E., y el Océano Atlántico al N. y O. Antigua base de las fuerzas aéreas de EE.UU, Faro y guía para navegantes, señal y referencia para las mas de cien mil aves migratorias que discurren en otoño por este espacio declarado de Interés Nacional en 1933, podemos adentrarnos hasta muy cerca del vértice por un estrecho camino donde nos embriagaremos de brisa marina y sobrecogedor paisaje.

Y ahora, tierras adentro de O Vicedo. Situados en Morgallón, justo antes del lugar de Montedinsua, un sendero nos introduce por una de las márgenes río arriba del Sor hasta llegar a Puente Ulló. Será, sin duda, una experiencia inolvidable. Aguas bravas y refulgentes dan paso a cristalinos y plácidos remansos mientras sorteamos retorcidos y pedregosos pasos tamizados de musgos y plantas silvestres. En la otra ribera aparecen los restos de una antigua central eléctrica, más arriba la desembocadura del Riobarba y hacia el final una telesilla metálica para cruzar el río con una polea, restos de un molino y presa de Puente Ulló, reserva piscícola de truchas, reos, angulas y salmones, y refugio de pescadores desde donde podremos optar por regresar por el mismo sendero o por pista de tierra rodeando la montaña hasta llegar a Montedinsua. Cualquier alternativa merecerá la pena.

Y además… en O Vicedo:

– Pesca fluvial en el Sor, San Pantaleón, Cabanas y Riobarba, y de agua salada en roquedales de la costa.

– Fiestas: tercer domingo de junio, O Carmen, con alfombras florales; del Turismo Rural en Riobarba…

– Gastronomía: coquinas y moluscos bivalvos; mariscos y pescados.

– Lugares: Área de descanso del Mirador de San Román; travesía marítima hasta la Isla Coelleira entre cuya flora crece la “hierba de la fertilidad”…

– Vista de la Casa Antigua de Salazón, en O Vicedo, y vista del antiguo hito divisorio entre las antiguas provincias de Betanzos y Mondoñedo, y puente medieval de Ponte do Porto…

Fuente: Deputación de Lugo