Cuevas del Rei Cintolo... Interior de las Cuevas del Rei Cintolo, la mayor de Galicia, capricho natural de inconmensurable belleza que embarga de emoción a quien se adentra en sus entrañas.
Dirección: Argomoso, Mondoñedo

Rei Cintolo

Con casco provisto de luz, guantes de cuero, botas, vestuario adecuado y acompañados de expertos en espeleología iniciamos una de las más fantásticas aventuras que nos brinda la geografía lucense adentrándonos en el capricho geológico de las Cuevas del Rei Cintolo. Situadas en Supena (Argomoso. Mondoñedo) están consideradas las más grandes de Galicia, con una longitud investigada de unos 7.500 metros. Nada más comenzar nos sobrecogen salas y galerías de arbitrarias dimensiones, con estalactitas y estalagmitas colosales o diminutas que nos obligan a reflexionar sobre la insignificancia del ser humano ante el prodigio de la creación natural. Ríos subterráneos, lagos, majestuosas oquedades, efímeros túneles, tortuosos canales, quebradizos conductos, profundas simas y altas bóvedas forman parte de este grandioso paisaje subrealista sumido en la quietud y silencio sempiternos, sólo quebrantados por el suave flujo del agua o el eco de nuestras voces o cautos pasos. Sentiremos la húmeda pero trepidante sensación de hallarnos en las entrañas de la tierra, y en dirección a la luz abandonaremos la cueva con emoción contenida por la enorme experiencia vital.

Pero Mondoñedo, elevada a la categoría de ciudad por Alfonso VII en 1156, declarada “muy noble y leal” y “fiel ciudad” en 1825, y antigua provincia gallega, aún tiene mucho más por descubrir. Dólmenes, petroglifos o A Pena do Unto, altar de sacrificios humanos, en Couto da Recadieira, reflejan su pasado en la Edad de Bronce. Restos escavados del Castro de Zoñán, o el de Castelo de Viloalle, denotan la importancia castreña, al igual que los restos de calzadas romanas, el origen de la diócesis en el s.V. o la construcción de la muralla en 1320 con 850 metros de perímetro. Pocos años antes, concretamente en 1219, comienza la construcción de la Catedral. Consagrada por el obispo Don Martín en 1246 y monumento nacional desde 1902, su puerta principal y ábside

mayor son románicos, con girola barroca y torres del XVIII. Diego de Soto le añade el rosetón de cinco metros y vidrieras policromadas. En su interior admiraremos el retablo rococó de la capilla mayor; los órganos de la Edad Media; las pinturas góticas de la nave central con escenas de la Degollación de los Inocentes; la sillería del coro tallada en nogal; la imagen del Santísimo Sacramento, lugar de la Virgen Inglesa; la sacristía del XVI o el claustro con arcos de medio punto obra de Ibáñez Pacheco.

Frente al Palacio Episcopal nos encontramos con A Fonte Vella. Mandada construir por Diego Soto en 1548, dispone de un arco con bóveda de cañón que cubre la fuente. A ambos lados sendos escudos y otro imperial adosado a la peineta que corona la cubierta a doble vertiente. Conjunto muy poco habitual en Galicia.

Cruzando de nuevo la plaza, lugar donde fue decapitado el mítico y legendario personaje Pedro Pardo de Cela, callejeamos por el casco histórico de Mondoñedo recordando a sus ilustres personajes como Álvaro Cunqueiro, Leiras Pulpeiro, Pascual Veiga o Noriega Varela, y hacemos parada en alguna de sus tiendas de repostería para saborear la también mítica y universalmente reconocida “tarta de Mondoñedo”.

Y además… en Mondoñedo:

– Rutas del Camino de la Costa a Santiago; rutas de senderismo hacia Los Picos, El Mirador, Canal do Tronceda…

– Fiestas: en octubre, fiestas de As San Lucas; segundo domingo de septiembre, la patronal de Os remedios; en Mayo, As

– Quendas, que se remonta al s.XVI; Mercado Medieval de Agosto; curro de Rapa das Bestas en Campo do Oso…

– Visita al Barrio dos Muíños; barrio judío; Museo Diocesano…

– Área recreativa “Viñas da Veiga”; paseo por la Alameda.

– Tradiciones: Leyenda de las Cuevas del Rei Cintolo, dueño del Valle de Brea, quien celoso del amor de su hija Xila hacia un Conde, sepultó su reino en el interior de la tierra. La princesa espera todavía que un caballero la devuelva a la vida rescatándola de la cueva.

Fuente: Deputación de Lugo